Observando esta entrada de una galaxia gemela de la vía Láctea pero hiperdensa

Podemos decir que puesto que en nuestra vía Lactea la mayoría de las estrellas son enanas rojas, y la otra galaxia es gemela, ‘la estrella’ final que se observa tiene la naturaleza de una densisima estrella de tipo enana roja, pero claro no es enana ni mucho menos.

Así mismo, cualquier estrella de nuestra galaxia sería más densa, cuanto más próxima sea a una enana roja, siendo las enanas rojas, las estrellas promedio más densas de nuestra galaxia, pues la otra es gemela de la nuestra, y presenta esta característica como conglomeración de estrellas, que finalmente convergen en una ‘enana roja’ hiperdensa y completamente masiva desde el punto de vista que contiene toda una galaxia, el todo, de una galaxia.

 

¿Qué podemos esperar del resto de galaxias?

Podemos esperar lo mismo respecto de la naturaleza de cada galaxia, siempre y cuando encontremos una galaxia gemela, de la misma edad, y suficientemente cercana, colapsada, sin actividad ninguna. Así no tendría por qué ser el paradigma de esa galaxia en la que nos fijamos una enana roja, sino podría ser el paradigma de densidad cualquier otro tipo de estrella.